Accidentes automovilísticos

Es raro un accidente automovilístico provocado por falla mecánica, son más numerosos los accidentes por error humano.

El error humano, puede ser por una franca falla en la toma de decisiones, también puede ser por una disminución del nivel de alerta que impide el procesamiento mental para analizar la información que reciben los sentidos, vista, audición, que mezclados con la memoria tanto remota como de corto plazo nos ayudan a integrar los pensamientos y responder a lo que nos rodea. Cuando una persona tiene somnolencia puede cometer errores. La somnolencia puede ser muy intensa y provocar un sueño súbito que ocasiona una cabeceada al conducir un vehículo, pero también cuando una persona tiene sueño puede no percibirlo. La somnolencia puede ser ligera, discreta, leve, en las que, si no hay cabeceada, puede haber pequeñas distracciones que ocasionan errores en el desempeño diario.

Se sabe que aunque el campo visual abarca una amplia área del frente de nuestra vista, la atención puede concentrarse solo en el centro del campo visual de manera que podemos ver pero no atendemos un semáforo en rojo, una persona que va a cruzar la calle, o nuestra respuesta refleja de aplicar el freno tiene un retraso que puede significar la diferencia entre la vida o la muerte. Un somnoliento que choca puede causar la muerte de sus pasajeros, de los que impacta o de si mismo. Se considera que cerca del 50% de choques son provocados por conductores somnolientos. Pero las estadísticas de autoridades de tránsito son menores (cerca de 6%) debido a que si el conductor sale vivo, el susto lo despertó absolutamente (descarga de adrenalina) y para eludir la responsabilidad refiere que andaba bien y que no tomó bebidas alcohólicas. Por lo tanto es un problema que no se atiende y difícilmente de difunde como cultura vial.

Se pone más atención a los accidentes provocados por alcohol en las campañas de prevención, pero debemos comprender que, quien duerme poco se embriaga con menos alcohol. En una investigación clásica el Dr. Williamson confirmó hace 10 años que si una persona tiene 24 horas sin dormir, y conduce un vehículo, tiene las mismas posibilidades de chocar que un ebrio completo. En otro ejemplo, una persona que durmió 4 horas (en vez de 8) si toma una cerveza, esta tendrá el efecto de un six pack, debido a que la deuda de sueño que tenía se potencia al tomar una bebida con efecto relajante. Los jóvenes son la población con mayor riesgo de sufrir accidentes ya que su somnolencia puede partir de los malos hábitos del sueño que hay en la actualidad. Propongo e invito a apoyar la campaña que inicié hace 3 años llamada “Conduce sin sueño” con tan solo platicar esto en familia lo cual creo que puede ayudar a salvar muchas vidas.