¿Cómo se duerme durante el embarazo?

Dormir bien es importante en cualquier momento de la vida. Sin embargo existen condiciones a lo largo de nuestra existencia que ocasionan dificultades para dormir debidas a cambios en nuestro estilo de vida ocambios fisiológicos como es el embarazo. Los cambios hormonales, así como el desarrollo del bebé en el útero materno provocarán necesariamente cambios en la forma de dormir de la futura mamá y en menor medida del futuro padre.

Es común dormir más de lo habitual durante el primer trimestre del embarazo. Es normal sentirse cansada, ya que el cuerpo está funcionando para proteger y cuidar el desarrollo del futuro individuo. La placenta (el órgano que alimenta alfeto hasta el momento delnacimiento) acaba de empezar a formarse, de igual manera, el cerebro comienza a desarrollarse, ambos cuerpos están generando más sangre y los corazones laten más rápido.

Sin embargo, suele ser durante los últimos meses del embarazo cuando la mayor parte de las mujeres tienen dificultad para conciliar el sueño, así como para dormir profundo y sin interrupciones.

¿Por qué puede ser difícil dormir durante el embarazo?

El aumento del tamaño delfeto es quizá la principal razón de los problemas para dormir, ya que se vuelve difícil encontrar una posición cómoda. Si la futura mamá acostumbra dormirboca abajo o boca arriba, le será difícil habituarse a dormir de costado (como se recomienda en la actualidad). Además, cambiar de posición en la cama puede resultar más difícil a medida que el embarazo avanza y el cuerpo aumenta de tamaño. Pasar mucho tiempo en la misma postura provoca incomodidad, así como frecuentes interrupciones en la continuidad del sueño.

La frecuente necesidad de orinar durante la noche: Los riñones están funcionando más de lo normal para filtrar un mayor volumen de sangre (de un 30 a un 50% más que antes del embarazo) que fluye por todo el cuerpo. Este proceso de filtrado genera más orina. Además, a medida que el feto crece y que el útero se agranda, la presión sobre la vejiga también aumenta.

Esto se traduce en más idas al baño durante el día y la noche. La cantidad de visitas nocturnas al baño puede ser mayor si el bebé está activo durante la noche.

El aumento del ritmo cardíaco:

El ritmo cardíaco aumenta durante el embarazo, para bombear más sangre. Al fluir más sangre hacia el útero, el corazón tendrá que trabajar más para enviar suficiente sangre al resto del cuerpo.

• La falta de aire:

Al principio, el aumento en las hormonas del embarazo podría afectar la respiración, ya que hará que se respire más hondo. Es posible que la futura madre sienta que debe hacer un mayor esfuerzo por respirar. Más tarde, la respiración parecerá más difícil a medida que el útero aumente de tamaño, ocupa más espacio y empuja el diafragma (el músculo que se encuentra debajo de los pulmones y se ocupa del control de la respiración).

El aumento de peso es el principal factor de riesgo para roncar y el ronquido afecta la expresión correcta del sueño, por lo que éste es otro factor que explica la dificultad para dormir correctamente en muchas madres durante el embarazo, toda vez que el ronquido provoca pausas respiratorias o apneas, cambios en la frecuencia cardiaca y disminución en los niveles de oxígeno, situación que provoca constantes movimientos y con esto problemas para dormir correctamente.

Los calambres en las piernas y el dolor de espalda: Los dolores de piernas o de espalda se deben, en parte, al peso adicional que está llevando, sin embargo la presencia de los síndromes de piernas inquietas y de movimientos periódicos de las extremidades son también frecuentes durante el embarazo, lo que hace que las mujeres embarazadas estén menos estables y sean más proclives a lesionarse, en especial la espalda. Las contantes interrupciones durante el sueño y por ende la dificultad para relajarse plenamente durante el sueño provocan dolor de cuello, nuca y espalda en muchas mujeres durante el embarazo.

•Acidez y la constipación:

Muchas mujeres tienen acidez, que aparece cuando el contenido del estómago sube por el esófago. Durante el embarazo, el funcionamiento de todo el aparato digestivo es más lento. La comida tiende a permanecer más tiempo en el estómago y en los intestinos, lo cual puede provocar acidez y constipación. Estos dos problemas pueden empeorar más tarde durante el embarazo cuando el útero que está creciendo ejerce presión sobre el estómago o el intestino grueso.

Pero también es posible que los problemas para dormir tengan otro origen. Muchas mujeres embarazadas manifiestan que sus sueños son más vívidos que antes y algunas incluso tienen pesadillas. El estrés también puede afectar el sueño. Quizás usted está preocupada por la salud de su bebé, ansiosa por su habilidad como madre, o nerviosa por el parto. Todos estos sentimientos son normales, pero los mantendrán a usted y a su pareja despiertos.

Encontrar una posición adecuada para dormir

Desde el comienzo del embarazo, la futura madre debe acostúmbrese a dormir de costado. Dormir de costado con las piernas flexionadas será quizá la posición más cómoda a medida que el embarazo progresa. Esta posición también facilitará el trabajo del corazón, ya que permite que el peso del bebé no recaiga sobre la vena principal (llamada “vena cava inferior”) que transporta sangre de regreso al corazón desde los pies y las piernas.

Dormir de costado también mejora la circulación hacia el corazón y permite un mejor flujo sanguíneo hacia el feto, el útero y los riñones. En la mayoría de los casos, dormir sobre cualquier lado será benéfico y aliviará la presión sobre la espalda.

No obstante, cambiar de posición es algo normal y no se puede controlar durante el sueño. De todas formas, es muy probable que durante el tercer trimestre del embarazo, el cuerpo no se coloque boca arriba, ya que esto resulta demasiado incómodo.

Si se mueve y termina boca arriba con el peso del bebé sobre la vena cava inferior, es probable que se despierte por la incomodidad. Pruebe usar almohadas a fin de encontrar una posición cómoda para dormir. A algunas mujeres les resulta muy cómodo colocar una almohada debajo del abdomen o entre las piernas. Además, el uso de una almohada o una pequeña manta enrollada puede aliviar la presión en la región lumbar. En realidad, existen muchas almohadas y colchones especiales para embarazadas.

¿Qué debe hacer cuando no puede dormir?

Por lo antes mencionado, por supuesto, habrá momentos en los que se dificulte dormir correctamente. Las medidas de higiene de sueño antes que los medicamentos ayudarán a los futuros padres a dormir mejor.