Día mundial del sueño 2017

“Dormir profundo, nutre la vida.”

La celebración internacional del sueño tiene como fin dar a conocer la importancia de una correcta higiene del sueño, educar sobre la prevalencia y tratabilidad de los trastornos que sufre más de un tercio de la población del mundo y animar a personas de todas las edades a tener una mejor calidad de vida.

Este 17 de marzo se realizó la décima edición del evento, organizada por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM); en la cual participaron 58 países llevando a cabo más de 153 actividades para concientizar sobre la importancia de un sueño profundo y reparador. El lema de este año es nuevamente “Dormir profundo, nutre la vida”.

Actualmente se estima que hay alrededor de 100 trastornos del sueño, que en su mayoría se pueden prevenir y son completamente tratables.

La falta de descanso puede desencadenar ciertos problemas como somnolencia diurna, estrés, depresión, dificultad de concentración, problemas cardiovasculares, entre muchos otros, por esto, una de los principales objetivos de la WASM es educar a la población para que sean capaces de detectar estos problemas y recibir el tratamiento más adecuado para dejarlos atrás.

Encuestas realizadas en la Universidad Autónoma Metropolitana, demostraron que los infantes en México duermen hasta tres horas menos en promedio de lo que deberían dormir, lo cual afecta directamente en su concentración, su capacidad de retención a la hora de estudiar, su estado de ánimo, la manera en que se desenvuelven y sus relaciones sociales y personales.

Así mismo en nuestro país  los trastornos de sueño más frecuentes son el insomnio y el síndrome de apnea obstructiva del sueño, es decir, pacientes que roncan y tienen muchos despertares en la noche porque no oxigenan adecuadamente, estos se levantan a orinar varias veces y además despiertan con dolor de cabeza.

Una adecuada higiene del sueño no es difícil de conseguir, basta con un cambio en los hábitos nocturnos, buena alimentación y ejercicio pueden elevar considerablemente nuestra calidad de vida; las personas con sueño profundo experimentan tasas más bajas de hipertensión arterial, diabetes y obesidad.

El sueño profundo es aquel que es continuo, constante y duradero (aproximadamente 8 horas), para comenzar a tener un sueño reparador hay ciertas recomendaciones a seguir, como dormir todos los días a la misma hora si es posible, no tomar siestas que duren más de 45 minutos, no tomar alcohol ni fumar 4 horas antes de acostarse, propiciar el mejor ambiente para el descanso lejos del ruido y luz brillante, no hacer ejercicio en la noche y no ingerir azúcar ni cafeína 6 horas antes de dormir.

Es muy importante que se haga conciencia de la necesidad del sueño, tanto en niños como en adultos, no podemos dormir menos o más de lo que requiere nuestro organismo y hacerlo de la manera adecuada puede ser reflejo en nuestra salud actual y futura.