Ejercicios de relajación para quedarse dormido

Si tienes problemas para conciliar el sueño, estas técnicas de relajación pueden ayudarte a relajar tu mente y calmar tu cuerpo.

Ejercicios de respiración

Cierra los ojos y pon atención en tu patrón de respiración natural, siente como el aire entra y sale de la nariz o la boca. Visualiza el flujo de aire a su paso por la boca, las vías respiratorias, hacia abajo en tu vientre, y nota como este vuelve a salir. Detecta cualquier tensión, y al exhalar, siente como esa tensión sale de tu cuerpo. Si tu mente divaga a otra preocupación o pensamiento, déjalo ir y suavemente redirige tu atención a la respiración.

La imaginación guiada

La idea de este ejercicio es centrar tu atención en una imagen o historia, por lo que tu mente puede dejar de lado las preocupaciones o pensamientos que te mantienen despierto.

Ponte en una posición cómoda en la cama. Cierra los ojos y relájate, comienza a visualizar una escena, la memoria o historia que encuentres calmante. Esto es muy personal. Por ejemplo: tu lugar favorito para ir de vacaciones, una actividad relajante como leer un libro, o algo repetitivo como recordar los pasos de una rutina de ejercicios o danza. La clave es encontrar algo que te permita enfocar tu atención y dejar de lado otros pensamientos.

Si estos sencillos ejercicios no están funcionando y permaneces despierto por más de 20 minutos en la cama, lo mejor será moverse a una parte diferente de la casa (una sin luces brillantes) y realizar alguna actividad que te relaje hasta que comiences a sentirte cansado para volver de nuevo a tu dormitorio.