Dormir bien

Notas

Conoce más acerca de Horas Dormir

Selecciona una de las siguientes categorías

Cuantas horas debemos dormir

Cuantas horas debemos dormir

Había una vez un mundo en que los humanos dormían diariamente 10 horas.

Efectivamente, el tiempo de dormir era más largo, debido a que la oscuridad de la noche duraba mas para la humanidad cuando no existía la luz eléctrica.

Hace muchos años, en los tiempos de nuestros abuelos, la noche también se aprovechaba para compartir con la familia interesantes pláticas e historias que se trasmitían de generación en generación. Sin radio, sin televisión, los que vivían bajo el mismo techo tenían mas conocimiento y respeto por los mayores, para después dormir y soñar con las historias escuchadas. En tiempos remotos el salir en la noche era solo para situaciones de urgencia, había incluso historias de misterio que hacían que nadie se expusiera a sufrir algún peligro en la oscuridad de la noche. Hoy en día, cualquier persona de cualquier edad puede percibir que estar despierto en la noche es un hecho normal.

Sabemos que la necesidad de dormir en un recién nacido es de 17 horas diarias. Recordemos que necesitan crecer y en el sueño profundo se elevan los niveles de hormona de crecimiento. Un niño preescolar debe dormir 11 horas diarias incluyendo en estas dos siestas diarias. Un niño de edad escolar necesita 10 horas diarias de sueño con siesta en la tarde hasta el 2o año de primaria. Un adolescente debe dormir 9 horas diarias, un adulto 8 y para un anciano puede ser suficiente dormir 6 o 7 horas.

No proporcionar los medios para que los niños duerman lo necesario trae síntomas que se pueden confundir con el síndrome de trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Recordemos que si el niño tiene sueño durante el día, necesita moverse para no dormirse lo cual aparenta conducta de hiperactividad y poca atención.

Por el contrario, el adulto con déficit de sueño puede manifestar, somnolencia diurna, cansancio, desánimo, depresión, falta de concentración fallas en la memoria, sensación de estrés y ansiedad entre muchos otros problemas diarios. Recordemos que el adulto debe guardar compostura, si tiene sueño diurno sería como perder el control de si mismo, de manera que su conducta compensatoria es diferente de lo que le pasa a un niño, ya que en vez de hiperactividad se manifiesta depresión y ansiedad, disfrazando así el sueño diurno excesivo. Nos preguntaríamos el porqué algunos adultos dicen que duermen poco y no tienen síntomas de falta de sueño, pues esto se da por que el adulto adopta conductas que compensan su falta de ánimo como sería consumo de cafeína, nicotina, carbohidratos y sustancias estimulantes, además de sentir estrés en su vida diaria y problemas emocionales como mal humor, tristeza, coraje etc..

Pero lo que ahora debemos agregar es que tanto en niños como en adultos que no duermen lo suficientemente bien, se incrementa el riesgo de sufrir obesidad ya que el somnoliento puede comer más, como una búsqueda de energía para vivir su día.

No debemos permitir que los avances tecnológicos destruyan la naturaleza del sueño humano.

No facilitar sueño a la niñez debería ser considerado un abuso. Dentro de la carta fundamental de derechos humanos debería incluirse el derecho no solo al descanso, sino al dormir, ya que en la actualidad descanso significa para muchos estar en casa viendo televisión, videojuegos o internet incluso se ve normal permanecer en casa con la luz encendida a altas horas de la noche lo cual anula los beneficios que el sueño proporciona al sujeto que permanece en casa.

En la actualidad las horas que dedicamos a dormir son generalmente menos de las que requiere nuestro cerebro.

Para dormir bien necesitamos calidad pero también cantidad de sueño. El déficit de sueño puede ser el origen de muchos problemas de la sociedad moderna.

Conoce más acerca de
Dormir bien
Te sugerimos visitar