Mitos y realidades del trastorno del movimiento

Las personas que padecen un trastorno del movimiento con frecuencia se ven envueltos en mitos que no tienen nada qué ver con la realidad. Checa por qué: