Principales trastornos del ritmo circadiano

También llamados trastornos del ritmo sueño-vigilia o del ritmo circadiano se caracterizan por la discapacidad de dormir a causa de un desajuste en el marcapasos que tenemos en el cerebro el cual controla los lapsos de sueño y vigilia necesario en una persona promedio. Este trastorno puede ser diferenciado del insomnio por el hecho de que si el afectado deja de forzar o manipular su estado de sueño-vigilia puede retomar su ritmo normal. Los diferentes tipos de trastornos del ritmo circadiano son:

  1. Síndrome de adelanto de fase: El afectado tiende a sentir una profunda necesidad de dormir antes de la hora adecuada, es decir a las últimas horas de la tarde, lo que le ocasiona levantarse a las 2 o 3 de la mañana, sin la posibilidad de volver a conciliar el sueño. Este trastorno se da mayormente en ancianos.
  2. Ritmo de sueño-vigilia irregular Las personas que lo padecen en su mayoría son aquellas que tienen un estilo de vida poco estricto como estudiantes, y desempleados, pues existe en ellos una mala distribución del sueño, por ejemplo pueden dormir durante la tarde y mantenerse despiertos durante la noche.
  3. Síndrome de retraso de fase En este sindroma el afectado se acuesta y levanta unas horas más tarde de la hora deseada y el desfase se lleva a cabo debido a que este patrón se lleva a cabo por más de un mes, este trastorno es más común en adolescentes y adultos jóvenes.
  4. Síndrome de desfase de Husos horarios (Jet Lag) Este malestar es ocasionado por los desplazamientos al que se someten algunas personas al ir de un huso horario a otro, pues la hora cambia bruscamente del punto de partida al de destino. Afortunadamente el tratamiento de estos trastornos puede combatirse con buenos hábitos a la hora de dormir, aunque si las molestias persisten lo más convienen.