Trastornos del sueño pueden influir en abuso de estimulantes

Muchas personas que padecen trastornos del sueño, en su desesperación por corregir su problema, caen fácilmente en el uso excesivo de sustancias que les ayudan a dormir o a despertar. Es posible que la sensación de bienestar o de energía que produce un estimulante se origine en el efecto que hace este en contra de la somnolencia.

A su vez es posible que la sensación de relajación que produce la ingesta de bebidas alcohólicas antes de dormir se convierta en rutina placentera y oculte un problema de insomnio. El humano en su afán de cambiar su naturaleza además de inventar la luz eléctrica y los pretextos para no dormir, encontró e inventó sustancias para dormir y para despertar.

El problema principal es cuando el humano cae en el abuso de las cosas. Abusa de su mente-cerebro, cuerpo-salud durmiendo menos de lo que necesita o permaneciendo más tiempo despierto del que debería, y abusa igualmente de las sustancias de que dispone para dormir o despertar ya que cambio sus ritmos biológicos a su antojo o necesidad. Todo depende de las inmediatas intenciones o deseos de la persona. Hoy en día queremos aprovechar el tiempo para ganar más, divertirnos más, tener ventajas o ganarle oportunidades al adversario que se quedó dormido.

Una persona con somnolencia o deuda de sueño puede tener una conducta de impulso, como está cansado decide rápido, no quiere batallar, lo que le puede traer decisiones equivocadas en todos los sentidos. En lo moral, en lo personal, en el trabajo en la vida etcétera.

Una decisión equivocada puede hacer consumir un cigarrillo a sabiendas de que hace daño a la salud pero es fácil pensar “al fin ahorita lo disfruto, después ya veré”.

El cigarrillo puede dar una inmediata sensación estimulante lo que puede traducirse como una dotación de energía cuando se esta sin ánimo. (Algunos choferes fuman para mantenerse despiertos).

He pensado que, como se ve socialmente aceptado el fumar un cigarrillo, muchos jóvenes fuman en la noche de “antro”, cada quien con su estilo para tomar el cigarro, pero creo que adicional a la conducta social se esconde una batalla profunda para mantenerse despierto cuando ya pasa la media noche, y en forma instintiva, su consumo es un “reforzamiento positivo” para despertar y simultáneamente para caer en dependencia a la nicotina.

La necesidad de dormir es imperiosa, es inevitable, cuando no se duerme bien el ataque de sueño puede presentarse a cualquier hora del día, y también las ganas de fumar un cigarrillo. El reforzamiento positivo aplica para todo tipo de sustancias que causan adicción. Los más comunes pueden ser cafeína, nicotina, alcohol, somníferos, pero no debemos eliminar psicotrópicos legales o ilegales. La población en mayor riesgo de hacer en adicciones son los jóvenes, ya que es la edad durante la cual se duerme mal y el reforzamiento positivo puede marcar un estilo de vida que hace raíces difíciles de modificar posteriormente.

Todo esto empeora si una persona padece además ronquido o apnea del sueño, ya que puede tener un factor adicional que aumenta la deuda de sueño junto con sus consecuencias.

Debemos hacer campaña de salud del sueño con énfasis en la edad escolar, educación del sueño sano, y detección de trastornos del sueño en escuelas. Dormir bien y sanamente puede mejorar la calidad de vida y disminuir el abuso en el consumo de estimulantes.