Para todo existen maneras menos y más convenientes, lo mismo pasa con la postura que adquirimos al dormir, por ejemplo, expertos coinciden en que debemos evitar dormir boca abajo, es decir sobre nuestro estómago, pues en esta postura, nuestra columna vertebral se encuentra completamente desalineada generando de este modo una importante presión en la zona lumbar de la espalda. Además, esto podría generar molestias también en nuestras cervicales por la posición en la que nuestro cuello se acomoda.

Si sufrimos dolor lumbar la mejor opción es dormir de lado con las dos piernas encogidas, en posición fetal. La curvatura de la espalda en esa posición libera tensión de las vértebras lumbares, aunque la alineación no es óptima.

Por ello la posición más recomendables es dormir es boca arriba, sobre nuestra espalda, por un lado lo más adecuado sería no usar almohada para tener una óptima alineación de la columna y cuello, sin embargo sabemos que esto puede llegar a ser muy incomodo por tanto se recomienda que la almohada no sea muy gruesa y que si se puede, se coloque una almohada entre las rodillas para así poder mantener la alineación más adecuada.

Por último, no debemos olvidar cuidar nuestros colchones y almohadas: es necesario voltear los colchones de forma regular y renovarlos cuando sea necesario.

Conoce más acerca de
Trastornos y Dolores Fisiológicos

Afectación del Clima

Dolor de Espalda

Posturas al Dormir

Te sugerimos visitar